CCOO y ERALDATU denuncian que la UPNA es la única universidad pública del Estado en subir tasas

    Ante la publicación, el 17 de agosto, de la resolución por la cual se fijan los nuevos precios de los créditos universitarios tanto en los grados como en los masters de la Universidad Pública de Navarra, queremos denunciar que somos la única comunidad autónoma en todo el Estado en subir los precios de los grados.

    15/09/2017.
    Imagen de la rueda de prensa

    Imagen de la rueda de prensa

    Lo que es más, en varias comunidades, han bajado de cara al curso que viene como es el caso de Valencia, Madrid, Cantabria, Canarias y Aragón.. Es significativo el caso de Valencia que en el curso 2017/18 han bajado un 7% y está previsto que baje otro 8% en el curso 2018/2019. En Canarias el descenso ha sido de 8% en estudios de grado y 15% en estudios de master.
     
    Bajo la premisa y presentación de esta medida como "necesidad y medida urgente de racionalización del gasto público en el ámbito educativo" la directora general de universidades y recursos económicos del departamento de Educación del Gobierno de Navarra ha aprobado, una propuesta de la universidad  realizada con las asociaciones de estudiantes inactivas y sin contar con la comunidad educativa. Dichas medidas vienen a materializar, una vez más, el desmembramiento de la educación pública universitaria en la comunidad Foral.  
     
    Si bien es cierto que nos alegra la bajada de los precios de los masters universitarios, ya que a partir de junio de 2017 son obligatorios para trabajar en el departamento de Educación, no estamos de acuerdo con la subida del 2,3% que han experimentado los grados. Queremos hacer hincapié en que la reducción de la matrícula de los masters habilitantes es del 18% lo que supone unos 300 euros aprox. de todo el curso, y que la reducción considerable se ha dado (36%) en los masters no habilitantes en los que se matricula muy poca gente (ver tabla), donde ha bajado unos 1000 euros la primera matrícula.
     
    La bajada de los precios en los masters responde a una lavada de cara tras la aplicación de otra de las medidas, la correspondiente subida de los precios de grado. Los datos de matriculaciones en grados universitarios y en masters respectivamente visibilizan que dicha medida no supone una mejora en torno a la accesibilidad de la enseñanza universitaria ya que el número de matriculados en el curso 2016/2017 en los diferentes y escasos grados que oferta la universidad Pública de Navarra ascendía a un total de 6.910 y los matriculados en masters suman un total de 720.* Por consiguiente, son más los estudiantes afectados por la subida de las tasas académicas que los afectados por la bajada de las mismas. Además hay que tener en cuenta que no todo el estudiantado puede acceder a estudios de master debido a el coste de estos y la escasa oferta de la UPNA.
     
    En cuanto a la subida del 2,3%, es resultado de una interpretación parcial de los datos del IPC, que entre marzo de 2016 y marzo de 2017 acumuló crecidas del 2,3%. Como si los salarios de los trabajadores hubieran subido en ese mismo porcentaje. Lo curioso de este dato es que lejos de usar el resultado del IPC de un año entero (2014, 2015 o 2016), se usa específicamente esos meses porque son los únicos en los que sube el IPC. Si analizamos los datos en profundidad y con la información del INE[1] en la mano, vemos claramente que los resultados del IPC en España no sólo desde que el actual Gobierno de Navarra fue elegido si no desde el apogeo de la crisis son de clara tendencia deflacionaria, fruto de la caída del consumo y del estancamiento de los mercados internacionales. Por dar algunos datos, el IPC acumulado de 2017 (hasta julio) es de un -0,7%; el de 2016 1,6%; 2015 0,0%; 2014 -1,0% y 2013 0,2%, lo que sumado implica que en los últimos 3 años y medio la inflación apenas ha crecido un mísero 0,1%, por lo que toda subida mayor que esa implica un aumento en términos absolutos del coste de la educación para las personas y una pérdida de poder adquisitivo. Todo ello sin tener en cuenta que los precios públicos actuales ya recibieron en 2012 una subida del 4% en 1º matrícula, un 100% en 2ª, un 200% en 3ª y hasta un 300% en 4ª y siguientes, con lo que fue conocido como el "Tasazo" y que los precios públicos para estudiar en Navarra siguen estando en el TOP 5 de los más caros de España.
     
    Todo esto implica una contradicción con el propio Acuerdo Programático del Gobierno de Navarra firmado por las 4 fuerzas que le dan sustento parlamentario. Cito literalmente "Defendemos un Sistema Público de Educación, de titularidad y gestión pública, como eje vertebrador y fundamental del Sistema Educativo Navarro que garantice el derecho a la educación gratuita y de calidad de toda la población en condiciones de igualdad y democracia" y "Revertir las medidas temporales en el Decreto-Ley 14/2012, de 20 de abril, de racionalización del gasto público en el ámbito educativo que se han aplicado en 16 la Comunidad Foral de Navarra"; Parrafo 1 del punto 2.2 Educación y Acuerdo Nº 4 de dicho documento. [2]
     
    Además otro de los problemas que se reflejan en esta nueva medida, es la necesidad de seguir con una política que expulsa a las estudiantes de las universidades. Ahí dónde la educación debería ser un arma para paliar las desigualdades socioeconómicas entre las personas y garantizar la cohesión y vertebración social, con medidas como ésta, la educación se está convirtiendo en un privilegio y un factor de segregación en la que sólo pueden estudiar las personas con recursos económicos.
     
    Ante esta situación, CCOO y Eraldatu exigimos:
     
    Que se de marcha atrás la resolución por la cual se fijan los nuevos precios de los créditos universitarios tanto en los grados como en los masters de la Universidad Pública de Navarra, y que se apueste por una reducción significativa de dichas tasas. 
    Que aumente el compromiso del Gobierno de Navarra con una universidad pública y de calidad, dotándola de los recursos suficientes para garantizar el acceso a los estudios universitarios a todas las personas. 
    Que se apueste por una universidad pública que esté al servicio de los intereses de los ciudadanos, que sea entendida como un derecho, que no forme autómatas, que instruya a personas con valores, que fomente la conciencia crítica, que democratice los espacios de toma de decisión, que impulse la solidaridad entre universidades en lugar de la competitividad. En definitiva, humanizar la educación universitaria y alejarnos de la deriva mercantilista.
    [1] http://www.ine.es/prensa/ipc_tabla.htm
    [2] http://www.ub.edu/OGC/Navarra_2015_acuerdo.pdf

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.